Gatos Castrados: Problemas y Soluciones


Un aspecto que se ha difundido mucho en gatos, es que en animales castrados antes de la pubertad, aumenta la propensión a obstrucción urinaria. Sin embargo, en estudios realizados para medir el diámetro uretral en gatos castrados, en comparación a los no castrados, no se encontró diferencia significativa.




La castración es una maniobra quirúrgica que se realiza en el gato (tanto macho como hembra) y tiene como fin evitar todos los efectos molestos derivados de la acción de las hormonas sexuales. Además de evitar la reproducción, la castración brinda una serie de beneficios como evitar las vocalizaciones en los períodos de celo, disminuir o eliminar la marcación territorial y el olor de la orina, y disminuir el vagabundeo con lo cual también disminuyen todos los problemas infecciosos, parasitarios y traumáticos que se adquieren durante las salidas de la casa. Por otro lado, la castración temprana evita la formación de tumores de mama, y las infecciones del útero y también, en determinados casos la transmisión de defectos hereditarios. Por último, la castración es parte del tratamiento de algunas enfermedades como la diabetes, o las infecciones del útero.

Los gatos de ambos sexos se pueden castrar desde los 3 meses de edad en adelante, cada veterinario verá cual es el momento más oportuno para hacerlo de acuerdo al paciente. La cirugía es rápida y sencilla y soluciona el problema de una vez y para siempre.

La castración de los machos es una operación muy simple en la que se extraen los testículos del gato dejando la piel que los protegía (escroto), el momento ideal par operarlos es cuando el gato tiene seis meses de vida. El único problema es que debemos cuidar su dieta ya que los gatos castrados suelen volverse más gordos al tener los estrógenos circulantes sin control y su organismo empieza a acumular grasa.

La castración no provoca directamente un aumento de peso ni afecta generalmente al nivel de actividad en tu gato. Sin embargo, la esterilización quirúrgica puede generar un sobrepeso como consecuencia de ligeras modificaciones del metabolismo; por otro lado, el nivel de actividad disminuye con la edad. Si tu gato se engorda tras la castración, la solución es simplemente reducir la cantidad de comida que le sirves y aumentar su nivel de ejercicio o bien pensar en cambiar a un alimento preparado especialmente formulado para gatos castrados. Ciertas marcas especializadas en nutrición felina proponen también fórmulas creadas específicamente para responder a las necesidades de los gatos castrados.
Un  ejemplo es ee alimento de la ROYAL CANIN  pensado para gatos viejos y castrados:
zooplus.es
Fuentes: purina.es , foyel.com , holliday-scott.com , notigatos.es ,